EMILIANO CANO DÍAZ

NACÍ EN MADRID EN 1981 Y ME PASÉ LA INFANCIA CANTURREANDO Y TOCANDO LA GUITARRA. LUEGO ME LICENCIÉ EN BELLAS ARTES, AUNQUE LO QUE MÁS ME GUSTABA ERA EL CINE. VIVÍ UNA TEMPORADA EN FRANKFURT AM MAIN (ESTUDIANDO CINE) Y OTRA EN BERLÍN (CANTANDO BOLEROS). HICE CORTOMETRAJES, SOBRE TODO EXPERIMENTALES, QUE FUERON A BASTANTES FESTIVALES Y GANARON ALGUNOS PREMIOS (ANIMADRID, 143 DELICIAS, ENKARZINE, PREMIO JOVEN UCM…), PERO AHORA ESTOY CENTRADO EN LOS DOCUMENTALES SOBRE TEMAS DE ARTE, COMO “FONDO PARA UN CABALLERO” (2010) O "JÚLIA" (2013).

NUNCA HE DEJADO LA MÚSICA, Y DESPUÉS DE TRABAJAR COMO DISEÑADOR GRÁFICO Y REALIZADOR AUDIOVISUAL ME PROFESIONALICÉ COMO CANTANTE LÍRICO, FORMANDO PARTE DE GRUPOS DE MÚSICA ANTIGUA (LA CAPILLA REAL DE MADRID, ALFONSO X EL SABIO, ENSEMBLE GUERRERO), Y TAMBIÉN DEL CORO NACIONAL DE ESPAÑA.

CONTACTO: FACEBOOK LINKEDIN

ARCHIVO DEL BLOG
2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012 2011 2010 2009 2008 2007 2006 2005 2004 2003
ETIQUETAS

viernes, 27 de abril de 2018

Pintores españoles en Paris en 1861
El siglo XIX es particularmente fecundo en cuanto a cantidad y calidad de artistas. Es amplísimo, casi inagotable, y muy desconocido. El Museo del Prado, sin ir más lejos, posee un fondo importantísimo de pinturas de esta época heredadas del extinto “Museo de Arte Moderno”, pero solo expone en su sede una pequeña parte, mientras que centenares de obras de su titularidad han ido depositándose en museos provinciales e instituciones de toda índole (Prado disperso). 

En el caso español los artistas del XIX suelen realizar una primera etapa de formación en su región, después algunos de los mejores continúan sus estudios en la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando en Madrid, y por último viajan durante una temporada con ayuda de una pensión o por sus propios medios a Roma y a París, para estudiar la tradición en el primer caso y para conocer las últimas tendencias y entrar en el mercado del arte en el segundo.

Si las obras de estos artistas están dispersas por no gozar de un museo propio, también es desconocida en muchos casos la apariencia de los propios pintores incluso entre los especialistas, aún cuando la fotografía vivió desde mediados de siglo un auge que dio gran popularidad a las carte de visite, retratos de reducido tamaño que se regalaban a familiares y amigos y que solían reunirse en álbumes. La Biblioteca Nacional conserva un número importante de fotos de artistas y personalidades del siglo XIX, una gran parte sin identificar, destacando las que forman parte de los álbumes del pintor Manuel Castellano (1826-1880), un gran coleccionista de fotografías y manuscritos de sus coetáneos.

Poner en orden las fotografías conocidas de Fortuny me ha llevado a familiarizarme con un buen número de artistas de la época, y también a descartar algunas supuestas efigies fortunyanas, que no lo son. Este es el caso de una interesante escena que se conserva en la Biblioteca Nacional, con la anotación "Pintores españoles en París en 1861", que sin embargo ha sido identificada en el catálogo razonado del reusense como "Fortuny y sus amigos, Roma". La identificación de los artistas de la fotografía hace buena la anotación manuscrita de la copia de la Biblioteca Nacional (descartando Roma como su lugar de ejecución), y ha supuesto un pequeño reto –de quién es quién– que paso a detallar.



La imagen fotográfica se encuentra adherida a una cartulina con el sello del estudio del fotógrafo Pierre Petit (primera pista parisina), y en ella aparecen 19 pintores españoles, 12 de ellos identificados mediante números que se corresponden con una leyenda en la parte baja del soporte:



1. Llanos  Ignacio Suárez Llanos (Gijón, 1830 - Madrid, 1881)
2. Haes – Carlos de Haes (Bruselas, 1829 - Madrid, 1898)
3. Casado – José Casado del Alisal (Villada, Palencia, 1832 - Madrid, 1886)




4. Manzano – Víctor Manzano y Mejorada (Madrid, 1831 - Madrid, 1865)
5. Zamacois – Eduardo Zamacois y Zabala (Bilbao, 1841 - Madrid, 1871)
6. Ferrant – Manuel Ferrán Bayona (Barcelona, 1835 - Barcelona, 1896)




7. García – Juan García Martínez (Calatayud, 1829 - Madrid, 1925)
8. Sanz – Francisco Sans Cabot (Girona, 1828 - Madrid, 1891)
9. Vera – Juan Antonio Vera y Calvo (Sevilla, 1825 - Sevilla, 1905)




10. Valdivieso – Domingo Valdivieso y Henarejos (Mazarrón, Murcia, 1830 - Madrid, 1872)
11. Perea – Alfredo Perea y Rojas (Madrid, 1839 - Madrid, 1895)
12. Fierros – Dionisio Fierros Álvarez (Cudillero, Asturias, 1827 - Madrid, 1894)


Por su parte los 7 pintores restantes han resultado ser:



13. Ignacio León y Escosura (Oviedo, 1834 - Toledo, 1901)




14. Vicente Palmaroli y González (Zarzalejo, Madrid, 1834 - Madrid, 1896)




15. Luis Ruipérez Bolt (Murcia, 1832 - Murcia, 1867)




16. Leopoldo Sánchez Díaz –conocido como "Sánchez del Bierzo" (Villafranca del Bierzo, León, 1830 - La Coruña, 1901)




17. Joaquín María Herrer y Rodríguez (Madrid, 1839 - Manila, 1917)




18. Benito Mercadé y Fábregas (La Bisbal, Girona, 1821 - Barcelona, 1897)




19. José Laguna y Pérez (Sevilla, c.1835 - 1883)


En la fotografía se echa de menos a otros pintores españoles que podían encontrarse en París en esas fechas, como Raimundo de Madrazo, Bernardo Ferrándiz, Martín Rico, Antonio Gisbert o Alejo Vera. Este último no es el Vera escrito en la leyenda –como se ha indicado en algún catálogo–, sino el otro Vera residente en París durante esos años, Juan Antonio Vera y Calvo. De Casado del Alisal sorprende su bigote y perilla, cuando más adelante siempre llevará barba completa; de Zamacois su juventud y ausencia de barba, pues cuenta con escasos 20 años. Alfredo Perea, aunque también pintor, será más conocido por su faceta de grabador en la Ilustración Española y Americana. Fortuny, que había pasado por París brevemente en 1860 y no regresaría hasta 1866, conocería en este grupo solamente a los pintores que habían residido en Roma, como Casado, Palmaroli, y Herrer del que era amigo íntimo, como lo era de Sans Cabot. Su relativo parecido con el pintor Ruipérez puede haber llevado a la confusión de identidades que expuse al principio. 



– Mariano Fortuny y Luis Ruipérez

En resumidas cuentas, cinco madrileños (uno de adopción, Palmaroli, de origen belga), tres asturianos, tres catalanes, dos castellano-leoneses, dos murcianos, dos sevillanos, un aragonés y un vasco, reunidos todos ellos en alegre camaradería en el París de 1861.

Etiquetas: ,


Powered by Blogger + eXTReMe Tracker